"Coma y punto": Selectos aperitivos literarios

 por Jorge Paredes Laos


"Coma y punto" (Aguilar, 2015)


A veces la buena mesa no está hecha solo de ingredientes sino también de palabras, de historias, relatos y leyendas que nos remiten a los orígenes de culinarias exquisitas o a la invención de potajes, utensilios, manjares y sabores que se pierden en el tiempo. Esto es lo que nos cuenta el recordado periodista y escritor Jorge Salazar a través de pequeños textos que son algo así como selectos aperitivos literarios. Breves apuntes que se leen con curiosidad, apetito y rapidez.

De esta forma nos enteramos, por ejemplo, que la comida rápida no fue inventada en las apuradas calles de Wall Street, sino en la lejana Mongolia del Gengis Kan; o que, gracias al genio de Leonardo da Vinci —quien trabajó también en una taberna—, la humanidad puede disfrutar hoy de las bondades del tenedor.

Asimismo, descubrimos por qué los chinos jamás utilizan el cuchillo a la hora de comer (lo que se debe a una máxima oriental que sostiene que “la mesa es un lugar de regocijo donde no debe tener cabida nada que recuerde violencias o agresiones”) o cómo en medio del infierno del holocausto judío algunas mujeres jamás olvidaron la transmisión de recetas y secretos de cocina, mientras iban a las duchas para no volver jamás.
"Coma y punto" es una selección de las columnas que el buen Coco escribió durante distintas etapas de su vida basadas en su pasión por el arte de comer, en sus múltiples lecturas y en sus viajes legendarios alrededor del mundo. El último de los tres capítulos del libro está dedicado a nuestra gastronomía antes del boom. Ahí el autor da su receta para desarrollar una “gran cocina” en el Perú. En el prólogo —firmado en febrero del 2008, cuatro meses antes de su muerte— el cronista dijo a manera de despedida: “No sé hacer nada fuera de escribir, bailar y cocinar”. Aficiones y oficios que los lectores, sin duda, le agradeceremos siempre.